CHA exige el plan de restitución de Almudévar

“Queremos que impere el sentido común y que el Consejo de Ministros no apruebe la ocupación de los terrenos que se van a expropiar y el gasto para la obra, sin licitar a la vez un plan de restitución generoso con el territorio afectado”, ha declarado la Secretaria General de CHA y diputada en Cortes de Aragón, Carmen Martínez.

Carmen-MartinezEl 18 de febrero de 2011 las Cortes de Aragón acordaron de forma unánime en la Comisión de Medio Ambiente que “todas las obras hidráulicas de interés general realizadas, en ejecución o pendientes de ejecución desde 1999, deberán tener aprobado su Plan de Restitución Territorial Pertinente, garantizando la simultaneidad de las restituciones y la ejecución de las obras”.

Carmen Martínez, Secretaria General de CHA y diputada en Cortes de Aragón recuerda que “el Gobierno de España ya licitó en su momento el proyecto de embalse, hace unos días aprobó el proyecto,  y el comienzo de la ejecución de las obras se anuncia para los próximos meses, todo ello sin haber licitado simultáneamente el Plan de Restitución, ni siquiera haberse constituido la mesa de negociación, tal como establece el acuerdo de Cortes de Aragón, o contestado a las alegaciones de los afectados y del ayuntamiento de Almudébar, lo que nos parece inaceptable”.

"Por ello apoyamos a los propietarios de las tierras que se van a expropiar en su amenaza de no firmar las actas si antes no se ha concretado el plan de restitución, y la postura del ayuntamiento que muestra su rechazo total ante unas formas de la administración hidráulica que son propias de otros tiempos". Juan Carlos Jiménez, portavoz de CHA en el Ayuntamiento de Almudévar agradece el compromiso con el municipio y con el interés general que han mostrado estos propietarios.

Por último la Secretaria General de CHA ha recordado que “el embalse de Almudévar fue una propuesta alternativa a Biscarrués que defendimos al principio casi en solitario, pero los talibanes de la política hidráulica ligando este proyecto al de Biscarrués y negando el pan y la sal al municipio de Almudévar están imposibilitando el posible consenso”.