Cerca de 9.000 personas han visitado los monumentos del medio rural de la Hoya

El pasado 14 de octubre se cerró la última puerta de esta edición del programa de turismo cultural que impulsa el Área de Turismo de la Comarca Hoya de Huesca|Plana de Uesca, bajo el título ‘Puertas Abiertas’ y en colaboración con los ayuntamientos de Agüero, Almudévar, Ayerbe, Casbas de Huesca, Ibieca, La Sotonera, Loarre, Loporzano, Murillo de Gállego, Nueno, Quicena y Siétamo.

Un total de dieciocho hitos del patrimonio cultural de la Hoya y de centros expositivos de relieve en los municipios han tejido una variada propuesta de productos para el turismo cultural entre los meses de junio y octubre, que enriquecen, diversifican y complementan los recursos que se ofrecen durante todo el año en la ciudad de Huesca, el castillo de Loarre o la Colegiata de Bolea.

Un total de 8.729 personas han sido usuarias de este servicio, suponiendo un incremento próximo al 20 por ciento (17,36%) con respecto a los datos de 2017, del  30 por ciento (28,89%) en referencia al 2016 o cercano al 50 por ciento (48%) con relación a las visitas de 2015. La organización se muestra más que satisfecha no sólo con los guarismos alcanzados, sino especialmente con la evolución experimentada en un programa de turismo cultural en el ámbito rural que ha sido galardonado por los Premios EDEN de Destinos Europeos de Excelencia y puesto como ejemplo de iniciativa para intervenir en zonas afectadas por problemas de despoblación.

En el mes de junio, con apertura sólo los fines de semana, se atendieron 1.275 visitas, en julio 2.087, en agosto 3.065, en septiembre 2.165 y en octubre, con apertura exclusiva en Nocito y Aniés, 137 visitas. Los datos permiten una extrapolación al ritmo de visitantes en el territorio y, además, informan del origen del turista cultural que llega a la Hoya de Huesca. Sus orígenes mayoritarios son de Aragón (especialmente Zaragoza) ya que representan un 49% del total, seguido del turista francés (14%), catalán (9%) y madrileño (7%).

Los monumentos que han recibido una mayor atención e interés, en cuanto al número de visitantes atendidos, han sido la iglesia de Santiago de Agüero, el molino del Viñedo, el santuario de San Úrbez de Nocito, la iglesia de San Miguel de Foces en Ibieca o la ermita de la Virgen de Casbas de Ayerbe.

El balance de esta undécima edición del programa de turismo cultural ‘Puertas Abiertas’ para garantizar la apertura y visitabilidad de algunos de los más significativos elementos del patrimonio cultural de la Hoya es muy positivo, tanto porque marca una tendencia en la que se va conquistando un espacio entre los destinos de los turistas que llegan al Alto Aragón como por el modelo de colaboración con las entidades municipales que coordinan sus esfuerzos para conformar un producto conjunto que amplifica su interés para el visitante.