Cambiar Aínsa propone pedir a la CHE que se articulen herramientas para la cesión de despoblados en el Pirineo a asociaciones de repobladores

Coches-Tiburón-3-e1494234995248

Una propuesta de resolución planteada por el grupo municipal, Cambiar Aínsa, se aprobó en el último pleno del Ayntamiento de Aínsa-Sobrarbe, con el apoyo de los cuatro concejales del PSOE y la abstención del PAR y el PP. “Con esta moción hemos querido apoyar no sólo a la Asociación de Amigos de Casa Selba, sobre los que la CHE ha iniciado un proceso de desalojo que podría tener consecuencias penales y económicas muy graves por culpa de la llamada Ley Mordaza, sino a todas aquellas asociaciones de repobladores que poco a poco van dándole nueva vida a muchos despoblados del Pirineo”, señala Urko del Campo, portavoz de Cambiar Aínsa. Los repobladores de Amigos de Casa Selba, de Artiborain o de otros colectivos se han dedicado durante los últimos años a la rehabilitación de los edificios que la forman y del cuidado de sus alrededores: recuperación de huertas, olivos y frutales, creación de fajas auxiliares contraincendios mediante control de malezas y sotobosque, recuperación de los caminos y las fuentes.

La mayor parte de estos procesos se inician con peticiones, por parte de las asociaciones, de los lugares a repoblar, sobre los que muchas veces se presentan proyectos muy trabajados de patrimonio, de cooperación productiva, de recuperación de las tierras, etc, al igual que se ha hecho en lugares como Puy de Cinca, Morillo de Tou o Ligüerre de Cinca. Sin embargo, la respuesta suele ser el silencio administrativo o la negación de las cesiones que, como ha pasado en el caso de La Selba o en otros pueblos de la Solana, las coacciones y amenazas para que los habitantes abandonen el territorio han sido costantes. “Algunas asociaciones cuentan con cesiones que dentro de poco caducarán y los procesos de renovación no son cosa fácil si no hay voluntad política. Lo que pedimos tanto a la DGA como a la CHE, los dos mayores propietarios del territorio público en el que se encuentran estos despoblados, es que establezca mecanismos que faciliten el uso en usufructo de estos lugares”, señala Del Campo.

Uno de los puntos en los que la CHE hace más hincapié a la hora de justificar el desalojo es que estos habitantes generan un alto riesgo de incendio forestal. “Allí donde hay gente el territorio se controla y se mantiene mejor. Las limpiezas anuales que realizan y con el pastado del ganado, el monte está mucho más limpio que años atrás, por lo que el riesgo de incendio se ha reducido considerablemente. La CHE es propietaria del monte público donde se ubica Casa Selba, pero son los primeros que tienen olvidado el monte y este patrimonio público es un auténtico polvorín desde Palo hasta Graus debido a la dejadez y al abandono por parte de la administración”, señala el portavoz de Cambiar Aínsa.

La CHE es el ente público responsable del abandono de muchos otros lugares en el Alto Aragón y en Navarra debido a la construcción de grandes embalses: Barasona, El Grado, Mediano, Jánovas, Yesa e Itoiz, entre otros; forzando a miles de personas a abandonar sus pueblos y sepultando sus memorias bajo el agua. En casos como el de Jánovas, poco a poco se va recuperando la vida en ellos, aunque sea de manera temporal. “Desde Cambiar Aínsa creemos que esta es una realidad que vivimos en el territorio a la que hay que dar respuesta legislativa en el marco de la lucha contra la despoblación. Evidentemente, estos procesos y medidas no pueden venir impuestos desde Zaragoza, sino que la gente que está participando de los mismos debe participar en la elaboración de las propuestas. Al mismo tiempo, también debemos de trabajar con los ayuntamientos, para concienciarles de esta realidad y para que conozcan las posibilidades que ofrecen muchos de estos proyectos”, comenta Del Campo.