Beneficios de tomar leche de almendras

leche de almendra

La leche de almendras se caracteriza por tener la misma consistencia que la leche de vaca, pero con la ventaja de que no tiene ni gluten ni lactosa, además es rica en antioxidantes y minerales esenciales.

Es una leche con bajo contenido en colesterol y su maravilloso sabor a almendras y el alto contenido en vitaminas la convierte en la mejor sustituta de la leche de vaca.

Comparte algunas propiedades con la leche de soja, pero su contenido calórico es todavía más bajo, una taza de leche de soja contiene 80 calorías mientras que una taza de leche de almendras contiene 30 calorías.

Hay muchas personas que pueden beneficiarse de las propiedades de la leche de almendras:

  • Los que quieren perder peso, regular su colesterol o aquellas personas que padecen gastritis, pueden incluirla en su dieta diaria.
  • El bajo contenido calórico que tiene la convierte en ideal para todas aquellas personas que deseen perder peso, simplemente con cambiar la leche de vaca por la leche de almendras en la dieta diaria.
  • Consumir leche de almendras ayuda a las personas con niveles altos de colesterol y triglicéridos. Mejora los niveles de colesterol bueno, y reduce los niveles de colesterol malo.
  • Favorece la absorción de azúcares y grasas de los intestinos.
  • Esta leche es muy fácil de digerir y es recomendable para todas aquellas personas que son intolerantes a la lactosa debido a que ayuda a hacer la digestión menos pesada.
  • Se recomienda para tratar diarreas y vómitos, ya que reducen los niveles de potasio y la leche de almendras contiene altos contenidos de éste.
  • Contiene vitamina B2 que ayuda a fortalecer el pelo y las uñas.
  • Ayuda a la piel a tener una mejor hidratación.

Una de sus contradicciones es que es demasiado dulce, aunque la leche de almendras no posee azúcar, la mayoría de los fabricantes la añaden para mejorar su sabor.

Receta para hacer leche de almendras:

INGREDIENTES:

  1. Un zarpado grande de almendras crudas. (155 g)
  2. 3 vasos de agua.(750 ml)

PROCEDIMIENTO:

  1. Coloca las almendras en un recipiente hondo y cúbrelas con agua, debes poner bastante agua porque las almendras se hincharan un poco.
  2. Déjalas a remojo durante toda la noche.
  3. Enjuaga las almendras, escurrelas y ponlas en la licuadora con los 3 vasos de agua.
  4. Procesa todo bien hasta que las almendras se hayan triturado del todo.
  5. Cuélalo bien para separar la leche de los restos de almendra y conservala en un tarro de cristal.
  6. Si te gusta la canela puedes añadirle una barrita y así se conservará mejor.