Beneficios de las golosinas, pero con control

¿A quién no le gustan los dulces y golosinas? Es un producto que gusta tanto a niños como a los que ya no lo son tanto, por lo que no tienen edad. Aunque como todo en esta vida, deberemos controlar la ingesta de los mismos, ya que en dosis normales no suponen problema, pero si los consumimos de manera habitual y abundante sí que pueden llegar a desencadenar problemas a largo plazo, tanto en adultos como en niños. Pero todo en su justa medida y con conciencia es bueno, por lo que siempre es planteable darte algún capricho en este sentido.

¿Qué consecuencias tiene el hecho de comer estos dulces y golosinas?

Todo el mundo conoce las golosinas Haribo, ya que son las más conocidas en nuestro país y no en balde, puesto que es una gran empresa que cuenta con la mayor variedad de golosinas, además de unos precios muy económicos. Dejando esto a un lado, deberemos tener claro que todos los dulces y golosinas industriales tienen un alto contenido en azúcar, así como edulcorantes, de ahí la importancia de controlar su ingesta para no tener problemas en el futuro relacionados con las caries o daños en la dentadura en general, así como el desarrollo de problemas de diabetes o sobrepeso (con todo lo malo que viene asociado a éste). La apetencia inherente por lo dulce del ser humano ha tenido un papel fundamental en la evolución de la especie, orientando nuestra conducta alimentaria de forma instintiva hacia aquellos alimentos que contienen más calorías y proporcionan más energía. Pero ¿qué podemos hacer cuando este impulso innato en los niños se encuentra con tantos cientos de opciones en las tiendas y ninguna de ellas respetuosa con la salud? Realmente debemos ser consecuentes con nuestros actos e intentar encaminar a nuestros hijos hacia hábitos saludables, y ello pasa por no negarles el consumo de golosinas, pero sí que lo hagan de manera controlada y concienciada, sabiendo los problemas en los que podría derivar.

No todo va a ser malo, también nos ofrecen beneficios

¿A quién no les gusta las chuches Halloween? O sea, esas gominolas con formas fantasmagóricas y de terror, o cualesquiera otras. Es decir, no todo va a ser malo, si no que podemos encontrar estudios recientes de expertos las golosinas y caramelos pueden ayudar a muchos aspectos de nuestra vida, y no es para menos, ya que debido al elevado contenido en azúcar hará que tengamos más energía y por tanto menos fatiga; por lo que es ideal para los conductores, por ejemplo, así estarán más alerta, o para cuando necesitamos ese chute de energía extra a lo largo de nuestro día. No sólo esto, si no que también podemos aprovechar que a los peques de la casa les gustan las chuches para tener un elemento motivador con el que premiarles, por ejemplo. No sólo esto, sino que también cuando atravesamos periodos de estrés o ansiedad, el hecho de comer unas golosinas o un dulce nos hará olvidarnos por un momento de nuestros problemas y disfrutar de lo que estamos comiendo, es decir, tienen la capacidad de darnos ese momento de felicidad.  O también podemos ir más allá y enseñarles a preparar diferentes recetas de postres caseros con un extra especial, añadirle golosinas, así pasaremos un rato con nuestros hijos haciendo una actividad divertida y dinámica, así aprenderán valores. Además, no sólo esto si no que también vamos a poder hacer nuestras propias chuches caseras, desde piruletas, hasta nubes o palomitas de caramelo o cualquier otra cosa, así también enseñaremos a nuestros hijos a hacerse las cosas por sí mismos y darle más valor a las mismas. En definitiva, podemos decir que el consumo de chuches nos aporta beneficios siempre que lo hagamos con una moderación y control.