Arturo Morera ha dejado huella en Sariñena

A MORERA

El pasado sábado Sariñena recibía la triste noticia del fallecimiento de Arturo Morera Corull, “sariñenense de corazón y alma, una extraordinaria e irrepetible persona esencial para la memoria y la historia de Sariñena”, destacaba Joaquín Ruíz a través de su blog Os Monegros señalando como el escritor era una persona, “afable, trabajador, humilde, sencillo... siempre muy ligado a la revista Quio, a esa ventana de sabiduría y cultura a la que tanto contribuyó. Le debemos mucho, desde Sariñena, desde tu tierra y tus gentes”, y no cabe duda de que Morera forma  parte de la historia de Sariñena, sus libros, investigaciones, escritos en la revista local Quio, demuestran la inmensa labor de divulgación que ha llevado a cabo durante muchos años.

Salvador Sarinianus, Historia novelada de Sariñena y Remembranzas de los tiempos pretéritos, son sus libros más conocidos y leídos por los sariñenenses que le quieren, respetan y esperaban ansiosos el siguiente número de Quio, para leer sus descubrimientos sobre la Villa de Sariñena También escribió sobre el Bandido Cucaracha, el general Nasarre y Noguero, el nomenclátor toponímico de Sariñena, la Cartuja de las Fuentes, el dance de Sariñena, retazos de vida pretérita en Sariñena, los Franciscanos de Sariñena, los Luteranos, San Antolín de Pamiers, el refranero medieval de Pedro Valles y publicó numerosos documentos encontrados en el archivo de la Corona de Aragón relacionados con Sariñena, sin olvidar sus investigaciones sobre los romanos, visigodos y musulmanes que visitaron Sariñena, así como historias de los judíos y moriscos y a través de sus narraciones se conoce la familia de los Foces y al gran historiador sariñenense del siglo XVI y Cronista de las Indias, Juan Cristóbal Calvete de Estrella o los secretos profesionales del origen de los guijarros de Picasso en la sede del colegio de arquitectos de Cataluña, para aquel entonces de 1959, Morera era jefe del departamento de presupuestos de la constructora.

Arturo Morera no paró nunca de investigar  y trasmitir sobre su querida Sariñena, incluso mostró su preocupación por la adquisición de la Cartuja, “me preocupa que el Gobierno de Aragón no acepte la titularidad de la Cartuja de las Fuentes, tema del que estoy muy bien informado gracias a mi buen amigo Salvador Trallero, creo que es vergonzoso que a pesar de las facilidades que da la familia propietaria, no quieran hacer nada, me duele mucho” decía  esta persona noble, humilde, sabia y muy inteligente que ha dejado huella con sus investigaciones y escritos sobre Sariñena, sus recuerdos personales, aquellas amistades imborrables, Mairal, Pinós, Grustán, Buil, Bretos, ya desaparecidos, o Trallero, Plaza, Corvinos, con los que ha mantenido un continuo contacto... Luces, muchas luces, y algunas sombras de un pueblo grabadas en la memoria de un digno hijo de Sariñena.

Cabe recordar que el pasado 18 de octubre fallecía su esposa, Ascensión Vicente Coto.