Alumnos del IES Bajo Cinca recorren la ruta del exilio español

Los alumnos de francés de 3º y 4º de la ESO del IES Bajo Cinca recorrieron la ruta del exilio español hacia Francia. Fue un viaje de tres días en el que visitaron el Museo del Exilio, la Maternidad de Elna, Argeles sur Mer y la tumba de Antonio Machado.

Nos lo explicaron varios de los alumnos que participaron. “Vimos diferentes lugares por los que fueron pasando los exiliados republicanos tras la Guerra Civil”, explicaba Edit Blanch, una alumna que participó en el viaje. “Por ejemplo el primer día vimos el Museo del Exilio y luego hicimos una caminata, que fue la que ellos tuvieron que hacer para llegar a Francia”, concretaba otra alumna, Carmen Casanova.

También visitaron la Maternidad de Elna, una institución fundada por una enfermera suiza que permitió el nacimiento de 400 bebés de madres refugiadas de la Guerra Civil Española, y las playas en las que estaba ubicado el campo de Argeles al que fueron a parar la mayoría de los republicanos exiliados del Bajo Cinca. “Vimos el pueblo, memoriales y la playa, que está separada del pueblo por un pantano, así que los exiliados estaban aislados del pueblo totalmente”, comentaba Inés Fortes, también alumna de francés del IES Bajo Cinca.

Maternidad-de-Elna

El último día visitaron la tumba de Antonio Machado en Colliure y pudieron practicar su francés gracias a una gymkana organizada por los profesores que los acompañaban. Imanol Fullola, alumno del centro, explicaba que “la gymkana consistía en preguntar, en francés, dónde estaban los monumentos o parques más importantes”.

Tumba-de-Machado

Por su parte la directora del IES Bajo Cinca y profesora de francés, Rosa Arqué, aseguraba que es un viaje en el que los alumnos además de practicar el idioma, conocen una parte de la historia reciente de nuestro país y también literatura. “El exilio sucedió hace 80 años y los alumnos son capaces de entender muchas cosas. Les plantas delante de una realidad que marcó la vida de mucha gente de esta zona, al mismo tiempo hablamos francés, aprendemos literatura y aprendemos historia. Además no está muy lejos, lo que es una tranquilidad para las familias”.

Lucía Aresté