¿Donde pones los ojos?

¡Buenos días!

La perspectiva desde donde mires algo influye mucho en lo que ves. No todo es lo que parece, y realmente es así.

 

Esta imagen al igual que muchas otras puede hacernos comprender que no hay solo una mirada, que todo tiene otra óptica y que lo que vemos no es absoluto.

El lugar donde se encuentren nuestros propios ojos, nos dará una visión de las cosas.

Pero si movemos nuestros ojos hacia otro lado, sin duda, veremos otra cosa a veces muy diferente.

¿Alguna vez te has preguntado por qué una misma situación puede suponer un obstáculo para una persona, mientras que otra lo percibe como una nueva oportunidad?

La respuesta está en el modo que tenemos las personas de mirar las cosas. Existen tantas perspectivas diferentes como personas.

Nuestras vivencias, experiencias y conocimientos marcan nuestra interpretación y visión de la realidad y por ello no existen dos visiones del mundo totalmente iguales.

¿Cuál es la respuesta correcta?

Parece un  juego de ilusiones ópticas pero tiene un gran significado, demuestra que todo cambie dependiendo de la posición en la que te encuentres.

Si lo llevamos a la vida diaria podemos cambiar las cosas cambiando nuestra forma de verlo.

Por ejemplo, un despido laboral. Ante esta experiencia, se pueden producir dos reacciones totalmente opuestas: una persona con una visión, puede interpretar esta situación como una nueva oportunidad para encontrar otro empleo y crecer en otro ámbito o montar el negocio que siempre quiso montar. En cambio, otra persona interpretará el despido como algo terrible que le acabará superando.

Ante una misma realidad, las percepciones, miradas, sentimientos, maneras de afrontar la situación son totalmente diferentes. ¿Cuál es la válida? No hay una verdad absoluta, todo depende de los condicionamientos de cada uno.

Los obstáculos son circunstancias difíciles que nos ponen a prueba para sacar lo mejor de nosotros mismos. De nuestra actitud dependerá transformarlos en nuevas oportunidades.

Nada es bonito o feo, nada es blanco ni negro todo depende de quién lo mire y como lo mire.

Cuestionarte cómo ves las cosas, desde que lado las miras y colocarte en otra posición. Puede que así veas posibilidades en vez de dificultades.

¿Quieres compartirlo, crecer y contribuir?

¡Gracias!

¡Que tengas un día extraordinario!

www.isabelgarzón.com