Llevar razón

¡Buenos días!

Muchas veces frente a lo que vemos somos testarudos, nos enfadamos y vemos a través de las gafas del enfado, y desde ahí es difícil ver algún tipo de solución.

Si somos capaces de ponernos las gafas de la reflexión serenándonos desaparece el querer tener razón y el orgullo que son a veces obstáculos que no nos aportan nada.

Las dos cabras,

Dos cabras paseaban por un monte dividido por un río. Ambas habían dejado sus rebaños porque querían explorar mundo. Solo que una de las cabras estaba a un lado del río y la otra justo en el lado contrario.

El río podía cruzarse por un tronco que lo atravesaba de un lado a otro. Este tronco unía las dos colinas.

Las dos cabras decidieron pasar al mismo tiempo por el viejo tronco, con la mala fortuna de encontrarse justo en el medio. Entonces, se miraron desafiantes:

– ¡Aparta de mi camino, cabra! ¡Tengo que pasar y yo soy más fuerte! – dijo una de las cabras.

– ¿Por qué tengo que apartarme yo?- contestó impasible la otra cabra- No eres más fuerte. Ni por supuesto, tampoco eres más terca que yo.

– Si no te apartas, no podremos pasar ninguna- Le dijo entonces la primera cabra.

– Pues por eso, lo mismo digo, así que más vale que te apartes de mi camino– contestó testaruda la otra cabra.

– Te he dicho que no… ¡déjame pasar!

– ¡Pasaré yo antes!

– ¡Que no!

– ¡Aparta ya de una vez!

– No y no. Aparta tú.

Así estuvieron un buen rato las dos cabras testarudas, sin ceder ninguna de ellas ni un poquito. Al final, cansadas, las dos intentaron pasar a la fuerza, golpeando a la otra con los cuernos. Y como las dos tenían la misma fuerza, acabaron cayendo al río.

Las cabras fueron arrastradas por la corriente del río y nunca nadie más las volvió a ver.

Si nos fijamos, a veces es mejor ceder en el momento justo antes de acabar perdiendo una gran oportunidad. La terquedad no es buena consejera.

Reflexiona por un momento ¿Por qué nos dejamos llevar la terquedad?, ¿A dónde nos lleva?, ¿qué vamos a conseguir con ello? Y ¿es eso lo que quiero?

Si te das cuenta ceder no es perder, sino ganar.

Tendemos a pensar que tenemos la razón y debemos permanecer firmes hasta el final. Y sí, en cierta manera debemos defender nuestra postura, pero con ciertos límites. Observa si es el orgullo el que te lleva a querer tener razón y que significa eso para ti.

La mayoría de las veces retirada a tiempo puede ser una gran victoria. Que a veces hay que dar un paso atrás y que eso no significa una derrota.

No te dejes llevar por la soberbia ni la testarudez y escucha, dialoga y si es necesario, cede. No pierdas de vista el objetivo y busca todas las opciones para alcanzarlo.

Y hoy ¿De qué te has dado cuenta?

¡Que tengas un día extraordinario!

www.isabelgarzon.com