En realidad ¿A qué tienes miedo?

¡Buenos días!

No hay nada mejor que un lunes para empezar con una reflexión a través de los cuentos.

Hemos estado observando el miedo ¿qué ocurre cuando tenemos miedo al cambio?

Pregúntate lo siguiente ¿en realidad a que tengo miedo?

Esta fábula es ideal para reflexionar sobre el miedo a los cambios.

Una hormiga vivía plácidamente en una montaña de azúcar. Otra hormiga vivía cerca de allí, en un montículo de sal. La hormiga que vivía en la montaña de azúcar vivía feliz, porque disfrutaba de un alimento muy dulce, mientras que la hormiga que vivía en la montaña de sal, siempre tenía una terrible sed después de comer.

Un día, la hormiga de la montaña de azúcar se acercó a la montaña de sal:

– ¡Hola, amiga!- le dijo.

– ¡Hola!- contestó extrañada la hormiga del montículo de sal- ¡Que bueno ver otra hormiga por aquí! Comenzaba a sentirme muy sola…

– Pues vivo muy cerca de aquí, en una montaña de azúcar.

– ¿Azúcar? ¿Y eso qué es?- preguntó extrañada la hormiga de la sal.

– ¿Nunca probaste el azúcar? ¡Te va a encantar! Si quieres, ven mañana a verme y te dejaré probar el azúcar.

– ¡Me parece una idea fantástica!- contestó intrigada la hormiga de la montaña de sal.

Al día siguiente, la hormiga del montículo de sal decidió aceptar la invitación de su vecina. Pero antes de partir, pensó en llevar en la boca un poco de sal, por si acaso el azúcar no le gustaba. Así tendría algo que comer.

Y después de andar un poco, en seguida descubrió la brillante montaña de azúcar. En lo más alto, estaba su vecina.

– ¡Qué bueno que viniste, amiga! Sube, que quiero que pruebes el sabor del azúcar.

– ¡De acuerdo!- contestó la hormiga de la sal.

Una vez arriba, la hormiga vecina le ofreció un poco de azúcar, pero como ella tenía sal en la boca, el azúcar le supo a sal.

– ¡Vaya, qué curioso!- dijo la hormiga de la sal- Resulta que tu azúcar sabe igual que mi sal. Debe ser lo mismo. Tú la llamas azúcar y yo la llamo sal.

– No puede ser- dijo extrañada la otra hormiga- Yo he probado la sal y no se parece en nada… A ver, abre la boca.

Entonces, la hormiga se dio cuenta de que tenía guardada sal en la boca.

– ¡Claro! ¡Ahora lo entiendo! Anda, escupe la sal y prueba de nuevo…

La otra hormiga obedeció y esta vez sí, el azúcar al fin le supo a azúcar.

– ¡Mmmmmm! ¡Deliciosa! ¡Es una maravilla!!- dijo la hormiga entusiasmada. Y se quedó a vivir con su nueva amiga, disfrutando del maravilloso y dulce sabor del azúcar.

¿Qué te ha parecido?

Muchas veces no nos deshacemos o nos aferramos a cosas, situaciones, personas que no nos hacen felices. Para conseguir una mejora hay que dejar muchas veces atrás ciertas comodidades.

Nunca sabrás lo bueno que te espera fuera si no dejas lo que te mantiene esclavo en el presente. Observa que es lo que te tiene atado

Si te fijas, a menudo nos da miedo tomar una decisión que implica dejar nuestra tranquila montaña de sal… aunque no nos termine de convencer… Sin darnos cuenta de que ahí fuera nos espera una maravillosa montaña de azúcar.

Y hoy ¿qué decisión vas a tomar?

¡Que tengas un día extraordinario!

www.isabelgarzon.com